jueves, 9 de diciembre de 2010

Robert Horry y yo


Robert Horry nació hace 40 años en Maryland. Quizás muchos que no sean aficionados al baloncesto le vean simplemente como el doble de Will Smith. Otros, que sigan el baloncesto de vez en cuando o los más jóvenes lo recordarán como un jugador para completar rotaciones en equipos campeones. Los más expertos quizás amplíen diciendo que ganó 7 anillos con 3 equipos diferentes. Quizás a ninguno le falte razón, pero para mí, Robert Horry es algo más, es un ídolo. Gracias a él comencé a aficionarme por el baloncesto. Antes era un mero seguidor que veía algún partido muy de vez en cuando. Pero llegó el año 2005, un quinto partido de mis Spurs contra Detroit en las finales, y apareció un jugador con el número 5 en la espalda, un jugador al que Andrés Montes llamaba "ese extraño elemento". Triple sobre la bocina en el tercer cuarto, más de 10 puntos en el último y actuación asombrosa en la prórroga. Un mate por encima de Richard Hamilton y un triple para ganar el partido en Detroit y prácticamente darle el anillo a la franquicia texana.
Yo hasta ese momento era un seguidor de los Spurs porque me tocó vivir su época dorada, dos anillos y ese tercero, me enamoré (baloncestísticamente) de Tim "siglo XXI" Duncan, la gran pareja interior que hacía con el Almirante Robinson. Pero a partir de ese día vi el baloncesto de otra manera.
Desde ese día procuré llevar el número 5 por él en el equipo (el 15 si no podía ser), y fue el primer pivot que me demostró que a pesar de tener que luchar en la pintura también se puede tener una dosis de calidad y tirito. Siete anillos le avalan (94,95,2000,2001,2002 y 2005) con tres equipos diferentes (Houston, LA y Spurs). Más de 10 puntos y 5 rebotes en su temporada de rookie con cerca de 30 minutos de media. Más de 1100 partidos en liga regular y 244 partidos en playoffs, el récord hasta ahora.
Pero a lo que iba, con él empecé ya a ver partidos de con más intensidad, a engancharme y sobre todo a ver vídeos y a informarme sobre Robert Horry, Big Shot. Un jugador, un ala-pivot, que no le temblaba nada la mano para lanzar en los momentos decisivos. Y no era el típico jugador solitario que se hace la jugada, no. Prácticamente el balón le caía en las manos para que él lo lanzara. Por ejemplo, cuando su triple le dió un anillo a los Lakers, no es para él la jugada, el se queda abierto en el triple y el rebote tras un fallo le cae, la mete. En 2005, tira para ganar el quinto partido porque le dejan sólo en una mala defensa. EL DESTINO QUISO QUE FUERA ÉL.

Dos vídeos suyos para disfrutar:
http://bit.ly/6YCa7L
http://bit.ly/80sAB

No hay comentarios:

Publicar un comentario